Los Emires del Sind: Su serie monetaria y breve guía para la identificación de estas piezas

Por Martín Gabriel Rodriguez
Colaborador

 

Entre los años 840 y 1025[1], el Emirato del Sind ocupó la parte sur del territorio del actual Pakistán, lindera al subcontinente indio. El objetivo de este escrito es presentar su serie monetaria característica, formada por unas pequeñas piezas de plata, que no por ser pequeñas son de menor importancia; sino que por el contrario, el estudio de éstas sirve para reconstruir parte de la historia de este pueblo y conocer el nombre de algunos de sus gobernantes, al mismo tiempo que son testigos del primer cruce entre dos de las más importantes culturas antiguas: la india y la islámica.


Situación geográfica e histórica

 El Sind fue la primer región india en quedar bajo el dominio islámico, cuando en el año 712 Mohammed Bin Qasim y su ejército omeya derrotan a su último gobernante, Raja Dahir.  De este modo se convierte en la provincia más oriental del califato omeya, siendo la puerta de entrada del Islam al subcontinente indio, lo que más tarde se conocería como Bab-ul-islam. Esta nueva provincia estaba formada por las regiones del: Makrán, Turán, Qusdar, Multán y el Sind mismo. Al califato omeya lo sigue en el poder el califato abásida. En el siglo IX, al debilitarse el control de los abásidas, el Sind se desprende de su dominio y surge una nueva dinastía local: la «Habbarí». Sus gobernantes, simplemente son conocidos como «Los emires del Sind».

 Su fundador  fue Omar bin Abd Al Aziz Al-Habbari, quien en el año 841 se proclamó como el primer emir. Lo siguió su hijo Abdula, quien gobernó por el año 883 y luego su nieto Omar, aproximadamente por el año 915. Los emires del Sind gobernaron hasta el año 1025 cuando el sultán Mahmud de Ghazna (971-1030) derroca al último emir del Sind[2].

Dentro de la bibliografía especializada (vide infra ) que menciona estas acuñaciones, solo se identifican por orden alfabético seis nombres de gobernantes: Abdula, Abderamán, Ahmed, Alí, Mohammed y Omar, aunque lamentablemente la cronología exacta de cómo se sucedieron todavía nos es desconocida.


Monedas: Metrología y clasificación

En términos monetarios, luego de la conquista del Sind se empiezan a acuñar mayormente dirhams de plata con tipología similar a la de los omeyas y abásidas. También se acuñan monedas de cobre con el nombre de algunos gobernadores locales (similares a lo que sería un virrey) que responden a los intereses del califato. Se cree que la ceca estaba instalada en la región norte del Sind, más precisamente en Mansura, su capital.

Una vez independizado el emirato, sus gobernantes comienzan a acuñar unas nuevas y pequeñas monedas de plata que incluyen el nombre del emir de turno, intercalado entre leyendas religiosas árabes. Queremos nombrar tres ejemplos de éstas, los cuales grafican sus diferencias claramente:

I –  «La Shahada»: Lā ‘ilāha ‘illā-llāhu Muhammadun rasūlu-llāh. Siendo su texto en  arábigo: لا إله إلا الله محمد رسول الله‎.  Las leyendas están repartidas entre el anverso y el reverso de la moneda y se las conoce como la kalima negativa «No existe ningún dios excepto Alá. No existe otro como él» y kalima positiva «Mahoma es su mensajero».   Además, incluyen en la última línea del reverso el nombre del emir.

II –  En anverso: Billah thiqqa (intercalado el nombre del emir) wa nasrahu.

III –  En anverso: Billah yathiqu (intercalado el nombre del emir) wa behi yantasir.

Estas últimas dos leyendas están en los anversos de las monedas y hablan acerca de la confianza del pueblo en Alá y en su emir, siempre victorioso. Comparten el mismo reverso: Muhammadun rasūlu-llāh, el cual se traduce como: Mahoma es el mensajero de Alá. Ésta frase es seguida por el nombre del emir. Por lo que el gobernante emisor, aparece tanto en el anverso como en el reverso de la moneda[3].

Estas monedas están hechas en un cospel redondo, delgado y de borde irregular. Su peso promedio es de 0.5 gramos y su diámetro aproximado es de 10mm. Están acuñadas en plata de buena calidad (con aproximadamente un 80 % de pureza) y su peso corresponde teóricamente a 1/6 del Dirham ortodoxo. A ésta fracción se la llamó Damma.

Según Damián Salgado[4] estos ejemplares suplieron la demanda de una moneda de buena calidad y bajo valor, utilizadas cotidianamente para transacciones menores;  pues fueron halladas en gran cantidad (más que en la propia región del Sind) en lugares cercanos como Gujarat y Saurashtra, donde debieron llegar como resultado de intercambios comerciales, ya que los emires del Sind vivieron de un modo pacífico y cooperativo con sus vecinos hindúes.

Con respecto a la caligrafía, se utilizó en ellas una forma de escritura llamada «cúfica». Esta es la forma más antigua de escritura en árabe (originaria de la ciudad iraquí de Kufa) y se caracteriza por tener trazos angulares, que les dan a las letras una forma casi geométrica.

A continuación presentaremos una tabla rápida de reconocimiento, para las monedas donde se observan los nombres de los emires conocidos, con su escritura en árabe moderno y ejemplos de cómo se ven estos nombres (escritos en caligrafía cúfica) sobre las monedas. Acompañan a ésta, imágenes de las mismas.

 

SindFig. 1, 2, 4, 5 y 6 : www.numismall.com/acc/Pre-Islamic-Sind-Multan-etc.-before-711-AD/
Fig. 3 : www.linkedin.com/pulse/20140916000422-79638697-india-s-first-series-of-islamic-coins-from-sindh

 

Conclusión

Habiendo visto las monedas de los principales emires, debemos hacer algunas aclaraciones con  respecto a ésta serie:

Como dijimos, se conocen seis nombres distintos de gobernantes que acuñaron monedas. Como ésta dinastía duró 185 años, sospechamos que podrían existir pequeñas diferencias y/o variaciones técnicas entre distintos ejemplares, quizás pertenecientes a distintos emires pero de igual nombre y por lo tanto cubrirían este extenso período de tiempo, aunque debido a la falta de fuentes históricas, esta cuestión aún está por resolverse. Además, la mayoría de estas piezas tienen una acuñación clara, pero descentrada. Por lo que en muchos casos el nombre del emir no aparece, y en ese caso, la moneda no puede asignarse correctamente a un gobernante en particular.

Luego de la conquista del Sind por los ghaznávidas, se siguió produciendo esta clase de monedas durante algún tiempo más.  Esto debe ser tenido en cuenta para la clasificación de piezas donde no se observen los nombres de los emires conocidos.

Finalizando, y como dato importante, los emires del Sind nunca se acreditaron títulos, nombres honoríficos o pomposos (como acostumbraron hacerlo sus sucesores). Esto resalta la importancia dada y el compromiso que ellos tenían con su religión y con su dios; y así lo reflejaron en sus monedas.

 

Bibliografía

  • ALBUM S. (1998): “A Checklist of Islamic Coins”, segunda edición. Stephen Album Ediciones, Santa Rosa, California.
  • BALOCH N. A. y RAFIQI A. Q. (1999): “The Regions of Sind, Baluchistan, Multan and Kashmir: The Historical, Social, and Economic setting”, Motilal Banarsidass Publishers Private Limited, Dehli.
  • BRACEY R. (2014): “Amirs of Sind Coins in Rajasthan” , disponible en www.academia.edu/11136910/Amirs_of_Sind_Coins_in_Rajasthan
  • DEYELL J. (1990): “Living Without Silver: The Monetary History of Early Medieval North India”, Oxford University Press, Londres.
  • MITCHINER M. (1977): “Oriental Coins and Their Values – The World of Islam” Hawkins Publications, Londres.
  • SALGADO D. (2014): “Seminario de Numismática e Historia Monetaria mundial, 5to nivel”, Ficha     de cátedra nº 11.

 

[1] Por el contexto histórico, todas las fechas que mencionaremos son «después de Cristo».

[2] Baloch et Rafiqi, 1996: 299.

[3] Bracey, 2014:118

[4] Salgado, 2014:2

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Diego Alvarez