Las monedas chinas tempranas: Origen, evolución y paralelismo con la escritura

Por Santiago Blanco 
Colaborador 

LAS MONEDAS CHINAS TEMPRANAS: ORIGEN, EVOLUCIÓN Y PARALELISMO CON LA ESCRITURA∗∗

 

La escritura china: breve reseña histórica sobre su evolución
El sistema de escritura chino, adoptado a la vez por otras culturas de Extremo Oriente, está conformado por caracteres (漢字 hànzi). Los más antiguos que se conocen son de origen pictográfico y están grabados sobre diversos objetos vinculados a la adivinación que datan desde época de la dinastía Shāng (商 ca. 1600-1046 a.C.), como los caparazones de tortugas y los llamados «huesos de dragón» (en realidad se trata de escápulas de buey)1, así como también están presentes en muchos bronces y vasijas rituales. Los primeros pictogramas eran dibujos bastante detallados de la cosa o animal al que hacían alusión (representación figurativa carente de cualquier significado ortográfico), por lo que eran representaciones estilizadas de objetos concretos con rasgos fijos2.
Lógicamente, cuanto más figurativo era el carácter, más difícil se tornaba la labor de expresar las ideas complejas, por lo que poco a poco, los pictogramas se fueron simplificando por cuestiones prácticas, situación que se vio acompañada por la gradual pérdida de su capacidad representativa visual, a la par que se tornaban cada vez más abstractos (Fig. 2).

Muchos de estos pictogramas permanecen en uso actualmente, aunque su morfología fue variando sustancialmente y poco o nada tienen que ver con su apariencia primigenia. Dado que los sistemas totalmente pictóricos no pueden abarcar la totalidad del vocabulario (pues tendría que existir un pictograma para representar cada cosa en particular), muchos pictogramas comenzaron a ser combinados con otros para formar una nueva idea, naciendo de esta manera los ideogramas, que vienen a ser representaciones gráficas de conceptos abstractos. De ese modo, por ejemplo, al juntarse el caracter utilizado para «sol» (日 rì) con el carácter «luna» (月 yuè), se pudo escribir «brillante» (明 míng), ya que la luz es una característica que ambos elementos comparten; de la misma forma, la repetición del caracter 木 mù (que antiguamente significaba «árbol»), vino a conformar el ideograma utilizado para escribir «bosque» (林), clara referencia a la que alude la multiplicidad de árboles3; la palabra china para decir «hogar» o «familia» es 家 jiā, cuya representación consiste en un cerdo protegido por una vivienda, siendo esta la forma tradicional en que muchas familias rurales criaban a estos animales. Con la misma lógica, podemos ver que el término chino para designar «moneda» es tong bao (通寶), caracteres que justamente significan «tesoro» y «circulante».

1

Fig. 1. Huesos oraculares que de época Shang conservados en el Linden-Museum, Sttutgart.
Fotografía: Herr Klugbeisser

2

Fig. 2. Cuadro que muestra la evolución de cuatro de los principales pictogramas.
Nótese como poco a 
poco su grafía se fue simplificando.

Una tercera etapa evolutiva en la escritura china la encontramos en la conformación de los logogramas, que actualmente comprenden a la mayoría de los caracteres chinos. Estos consisten en la modificación con fines semánticos de un carácter con el cual existe una pronunciación común (vocablos homófonos) a través de la adición de otro carácter (generalmente un radical), que permite la formación de un nuevo carácter, pero provisto de un significado totalmente diferente. Es así como se produjo una evolución desde el pictograma originario hasta los ideogramas, y posteriormente (a través del principio de rebus), hacia los logogramas. En virtud de este proceso, la escritura china pasó estar dotada de un sentido fonético, ergo, se convirtió en un verdadero sistema de escritura a través del cual se pueden reflejar con fidelidad todas las expresiones orales4.

La evolución de la moneda temprana en China: paralelismo con la escritura
El origen y desarrollo de las primeras monedas chinas constituye un proceso que puede asimilarse al principio de rebus en la lingüística5, y por ende, es viable trazar un paralelismo con la escritura6.

a) Las conchas de cauríes y sus imitaciones:
En principio, las caracolas de cauríes (Cypraea Moneta), en épocas de una economía no monetarizada, constituyeron en la antigua China (así como también en otros muchos lugares del mundo), una forma de riqueza pre-monetaria. Incluso aún, antes de cumplir con este papel, eran objetos ornamentales de alto valor a los que se les reconocía funciones «mágicas»7. Su presencia en tumbas del período Shāng (商 ca. 1600-1046 a.C.) confirma a la vez su utilización como ajuar funerario. Con el tiempo, la relativa escases de estas conchas (que probablemente eran importadas de las zonas más cálidas del Índico), hizo que se hicieran imitaciones de ellas en distintos materiales (como por ejemplo en jade y hueso), para cumplir exclusivamente con funciones rituales8. Al principio, estas imitaciones trataban de representar de manera bastante fiel a las conchillas naturales, pero no tardaron en tornarse cada vez más abstractas y alejadas de la realidad.
Finalmente, aparecieron unas imitaciones fundidas en bronce que, en cierta forma, nos recuerdan a los cauríes naturales. A diferencia de sus otros antecesores imitativos, estas piezas de metal sí eran monedas, ya que fueron manufacturadas exclusivamente con ese objetivo. A éstas, en razón de sus inscripciones, las conocemos como 蟻鼻錢 Yi Bi Qian y 鬼臉錢Gui Lian Qian (o por su aspecto, «nariz de hormiga» y «rostro de fantasma», respectivamente), piezas que en virtud de los hallazgos arqueológicos han sido vinculadas al Reino de Chu. En la Fig. 3 se puede apreciar la evolución del caurí y sus posteriores imitaciones.

3

Fig. 3. Evolución del caurí y sus imitaciones. De derecha a izquierda: caurí natural (1,98 g); imitación de caurí en hueso marrón (1,40 g); imitación de caurí mucho más esquematizada hecha en jade (0,94 g); y moneda de bronce fundido (鬼臉錢 Gui Lian Qian), también llamada «rostro de fantasma» (1,04 g). Obsérvese que el proceso transitó por una fase de esquematización hasta llegar a la abstracción. Todas las fotografías son cortesía de www.chinacoins.com.ar

b) Las «monedas-pala» y las «monedas-cuchillo»:
Algunos objetos y utensilios, tales como las palas y los cuchillos empleados con fines utilitarios por los antiguos chinos, gozaban de un reconocido valor, no sólo funcional (en virtud del beneficio que importaba su uso en tareas como la agricultura), sino también de intercambio.

Muy posiblemente, tales instrumentos eran empleados como medida de valor en las transacciones durante una fase primitiva de intercambios9. Hacia finales del siglo VII o principios del siglo VI a.C., durante el llamado «Período de la Primavera y el Otoño» (春秋时代 Chūn Qiū Shídài), una época en que los intercambios comerciales se intensificaron notablemente, en China comenzaron a manufacturarse diversos objetos cuya finalidad era específicamente la de cumplir con las funciones monetarias10. De este modo surgieron las primeras «monedas-pala» (布 bù), que no son otra cosa más que una representación en miniatura muy fiel de las auténticas palas utilizadas en las labores de la tierra. Durante los siglos V y IV a.C. (Período de «Los Reinos Combatientes»; 战国时代 Zhànguó Shídài), la utilización de esta forma de moneda se generalizó en las áreas del Norte de China. Las piezas tempranas (Figs. 4 y 5) presentan características específicas que las diferencian de otros tipos posteriores, ya que como hemos dicho, tratan de reflejar exactamente la morfología de distintos utensilios, a tal punto que poseen un mango con cavidad (de allí su nombre que le han dado los numismáticos chinos: 布幣 bùbi, es decir, «pala de mango hueco»). Muchas de estas carecen de inscripciones y otras llevan grabada una leyenda simple, generalmente conformada por un solo caracter. Esta fase de la moneda china es plenamente comparable a aquel estadio primitivo de la escritura en el que se grababan pictogramas en hueso (etapa representativa). Del mismo modo en que los pictogramas se fueron simplificando, podemos observar que las monedas chinas también transitaron por el mismo proceso, comenzando de esa manera una etapa cada vez más tendiente a la esquematización. Pronto, las «palas» sufrieron modificaciones, y poco a poco fueron abandonando su forma original. Las inscripciones, por su parte, se hicieron más comunes, indicando muchas veces una denominación, una ceca o bien el Estado emisor. Esto se puede apreciar notablemente en las denominadas «palas de puntas puntiagudas» (Fig. 6), las cuales lucen más esquematizadas: sus patas, en primer lugar, ya no poseen filo, sus dimensiones tienden a reducirse y, fundamentalmente, no tienen el mango hueco que caracterizaba a las anteriores. Esta segunda etapa puede hallar su similitud con la segunda fase del desarrollo de la escritura china, en la que los primitivos y detallados pictogramas se transformaron en grafías más simples, que luego se conjugaron con otros para dar nacimiento a los ideogramas (etapa esquemática).

4

Fig. 4. Periodo de la «Primavera y el Otoño» (770-476 a.C.): Moneda-pala primitiva con mango hueco y hombros cuadrados. Numeral «diez» (十 shí). Tamaño real: 97,09 x 51,0; 33,67 g. Ca. 650-450 a.C. Fotografía: The April 2014 Hong Kong Auction, Lote 30560 , Lote 167 (Diciembre de 2014)

Fig. 5. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Moneda-pala primitiva con mango hueco y puntas afiladas. Sin inscripciones. Tamaño real: 62 x 23 mm; 37,05 g. Estado de Zhao (?). Ca. 500-400 a.C. 

Fig. 6. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Moneda-pala con patas puntiagudas. Numeral «seis» (六 liù) sobre el hombro izquierdo. Tamaño real: 42 x 28 mm; 5,0 g. Fotografía: Hong Kong Auction 15th, Lote 179 (Diciembre de 2014)

5

Fig. 7. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Moneda-cuchillo con punta afilada. Carácter indescifrable. Peso: 16,18 g. Ca. 400-350 a.C.
Fotografía: Jean Elsen & ses Fils S.A., Auction 114, Lote 1515 (Septiembre de 2012)

Fig. 8. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Moneda-cuchillo tipo «Yi Dao». Carácter ¿Yi (易)? al centro. 142 x 17 mm; 15,112 g. Estado de Yan (?). Ca. Siglo III a.C.
Fotografía: www.chinacoins.com.ar (Diciembre de 2014)

Lo mismo que sucedió con las «monedas-pala» es aplicable para las llamadas «monedas-cuchillo» (刀 dao), que son algo posteriores y circularon profusamente en las zonas del Norte y centro de China11. Si vemos los tipos más tempranos de estas monedas, podremos ver que presentan sus bordes y puntas afilados, imitando en todo momento a los cuchillos reales (Fig. 7), aunque notaremos que no los copian exactamente. Poseedores de cierto grado de esquematización, estos ejemplares (que suelen llevar inscripto algún carácter, muchas veces indescifrable), más bien coinciden con la segunda etapa de la moneda temprana en China, y esto probablemente se debe a que las «monedas-cuchillo» son más tardías que las «monedas-pala», y para cuando comenzaron a fundirse, éstas últimas ya habían evolucionado a un segundo estadio.

6

Fig. 9. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221): Moneda-pala con patas en arco. Inscripción invertida: An Yi Er Jin (安邑一釿). 63 mm; 24,85 g. Estado de Liang (?). Ca. 425-344 a.C. Fotografía: http://www.numismall.com (Diciembre de 2014)

Fig. 10. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Moneda-pala con patas rectas. Inscripción Pei Bi Dang Jin (斾比當伒). 102×37 mm. Ca. 350-250 a.C.
Fotografía: Heritage Auctions, Inc., World and Ancient Coins signature Auction, Lote 26767 (Septiembre 2013)

Fig. 11. Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.): Estado de Yan. 一化 Yi Hua. Ca. 350-220 a.C.
Fotografía: Teutoburger Münzauktion GmbH, Auction 76, Lote 18 (Septiembre de 2013)

Fig. 12. Wang Mang (7-23 d.C.): Moneda-cuchillo con parte superior de forma redonda. Inscripción invertida: Qi Dao Wu Bai (契刀五百). 21,84 g. Ca. 7-9 a.C.
Fotografía: Stephen Album Rare Coins, Auction 21, Lote 750 (Enero de 2015)

El proceso de esquematización continuó, aunque no de forma lineal, sino todo lo contrario, ya que se fue llevando a cabo de forma progresiva y simultánea en distintas regiones y épocas, por lo que en determinados momentos, las piezas que representaban las diferentes etapas evolutivas coexistieron. Producto de esta esquematización avanzada son las «palas», que ya carecen casi por completo de una asimilación morfológica con respecto al objeto original. En éstas, las inscripciones abundan, mientras que su forma ya sólo nos recuerda vagamente a una verdadera pala. Esta fase de desarrollo se asemeja al período en el que la escritura china adoptó los logogramas (etapa abstracta). Exponentes de estas monedas son las «palas de patas en arco» y las «palas de patas rectas», entre otros tipos tardíos (Figs. 9 y 10). Con respecto a las «monedas-cuchillo», un ejemplo de esta fase son los llamados «cuchillos ming», o más correctamente «cuchillos yi» (明刀)12, que datan del siglo III a.C. (Fig. 8). Estos ejemplares, de contornos lineales muy rectos y sin vestigio de filo, muestran una clara simplificación, a la par que nos permiten comprender que las piezas creadas se iban modificando de acuerdo a las necesidades que requería la función monetaria. Se alejaban cada vez más del utensilio primario y pasaban a adquirir características que le brindaba, mayor manejabilidad, facilitación de su transporte, e incluso (como ya había sucedido con las «palas»), la eliminación de las puntas, acción tendiente a reducir el peligro para los usuarios que los manipulasen. Sin embargo, quizá el mayor grado de abstracción lo tenemos con unas monedas redondas con la inscripción arcaica 一化 Yi Hua, que formalmente se interpreta13 como 一刀 Yi Dao, es decir «un cuchillo», por lo que se creé que habrían circulado con ese valor. En este caso particular, cualquier rastro de la forma del objeto original se había perdido para siempre, quedando tan sólo una inscripción que nos vincula a ella (Fig. 11). A partir de 221 a.C., con la unificación de China bajo el cetro de Qín Shĭ Huáng (秦始皇; 221-210 a.C.), se impuso la circulación obligatoria de la moneda redonda con agujero central del Estado de Qin. Sin embargo, bastante después, en época de Wang Mang (7-23 d.C.)14, cuando ya hacía un tiempo considerable que en China se había generalizado el uso de la moneda redonda, nos encontramos con que este usurpador intentó restaurar las formas primitivas de moneda (palas, cuchillos y cauríes)15. Entre los años 7 y 9 d.C., Wang Mang mandó a fundir unas piezas que podríamos considerar como híbridos entre las primitivas «monedas-cuchillo» y las monedas redondas que circulaban por aquella época (Fig. 12). Estas monedas, durante su breve lapsus de circulación, lo hicieron con un elevadísimo valor fiduciario (= «un cuchillo por valor de 500» y «un cuchillo por valor de 5000» wu zhu), por lo que contribuyeron a la generación de una inflación galopante y fueron rápidamente desmonetizadas.

Conclusiones
Moneda y escritura son elementos creadores de la función social a cualquier civilización16, y conforman aspectos fundamentales en el desarrollo de la humanidad. En chino se utiliza la misma palabra para «escrito» y «civilización» (wén 文), lo que demuestra la importancia capital que ha tenido desde siempre la escritura en este seno cultural. Dada su magnitud, no debe de extrañarnos en absoluto que la moneda (¡otra trascendental creación humana!), haya seguido un camino evolutivo similar al de la escritura en China17. Ambas concepciones se desarrollaron a través de un proceso similar, que se inició con la representación de una determinada idea, que poco a poco se fue volviendo cada vez más abstracta, desembocando finalmente en una noción distinta, nueva, pero a la vez mucho más completa, sofisticada y perfecta. Por todo lo expuesto, podemos concluir que en la antigua China, tanto la escritura como la moneda (en su fase temprana), lograron consumarse a partir de meras representaciones figurativas, evolucionando de forma progresiva y simultánea con respecto a sus distintos aspectos, para finalmente, terminar por convertirse en dos de los más sólidos pilares de la sociedad china. Esta forma del proceso de evolución, conforma una de las características específicas que permiten distinguir a la numismática china (y obviamente, en razón de su influencia, a la numismática de Extremo Oriente), como una tradición monetaria con identidad propia.

Notas

∗ Miembro colaborador de Societat Catalana d’Estudis Numismàtics (SCEN).
∗∗ Articulo publicado en Gaceta Numismática 189, Junio 2015

1- El hallazgo de las inscripciones en huesos y caparazones de tortuga fue fortuito. Durante el siglo XIX, muchos campesinos del Norte de la provincia de Henan vendían a las farmacias locales estos «huesos de dragón que desenterraban. En las farmacias, a su vez, se molían y se comercializaban como remedios. Cuando esta medicina le fue recetada y enviada (aún sin moler) a un literato chino que sufría de malaria, éste descubrió que las grafías que había en su superficie se correspondían con caracteres chinos antiguos que no podía entender. (Cf. MARTÍNEZ ROBLES, D., 2007: 125-126).
2- PAN, 2005: 450.
3- Modernamente, la palabra bosque en chino se escribe 森林 sēnlín, y en su grafía se aprecian tres árboles.
4- «Un sistema de escritura no es solamente un código para comunicar unos significados determinados, sino que propiamente es el medio gráfico para la representación sistemática del habla» (MARTÍNEZ ROBLES, 2007: 124).
5- SALGADO, 2014: 6.
6- Los distintos puntos de contacto entre la economía, la moneda y la literatura, ya fueron sugeridos por distintos investigadores. Al respecto, véase SHELL, 1981.
7- WANG, 1951: 55.
8- Es la opinión mayormente aceptada y ya enunciada por WANG (1951: 75).
9- HARTILL, 2007: 4.
10- Pago, cuenta y, eventualmente, atesoramiento (SALGADO, 2009: 34).
11- Según WANG (1951: 145), los cuchillos reales que imitan no serían utilizados como arma, sino para tallar madera o bambú.
12- La denominación fue tomada de la interpretación del caracter más frecuente que se observa sobre estas monedas (明). No obstante, en la actualidad se cree que esta lectura es errónea, debiendo interpretarse el carácter como Yi (易), que a su vez se corresponde con el nombre de una importante ciudad del Estado de Yan.
13- HARTILL, 2007: 81.
14- Entre 7 y 9 d.C. fue regente, usurpando el trono luego.
15- Las reformas de Wang Mang se basaron en una pretendida vuelta a las costumbres antiguas para corregir los abusos en los que desembocó una equivocada y decadente política de los Han (Cf. DE LA VEGA, 1976: 100).
16- RUÍZ TRAPERO, 2000: 1.
17- De hecho, la caligrafía (considerada por los chinos como un arte supremo), constituye el componente esencial en la tipología de las emisiones extremo-orientales, y de ella se ha dicho que «encarna la letra y el espíritu del calígrafo» (BARKER, 2004: 35).

Bibliografía

  • BARKER, A. (2004): The Historical Cash Coins of Viet Nam: Vietnam’s Imperial History as Seen Throught its Currency. Part I: Official and Semi-Official Coins. Cos Printers PTE. LTD., Singapur.
  • DE LA VEGA, C. (1976): «Wang Mang. Un revolucionario del siglo I». Boletín de la Asociación Española de Orientalistas, pp. 95-111
  • EAGLETON, C. et WILLIAMS, J. (2009): Historia del dinero. Editorial Paidós, China.GRUEN, S. (2004): «The Chinese Monetary System: From Ancient Times to the Early Modern Period». Econ, Vol. 401, Money and Banking Dr. Herbener.
  • HARTILL, D. (2007): Cast Chinese Coins: A Historical Catalogue. Trafford, Victoria (Canadá).
  • JEN, D. (2000): Chinese Cash: Identification and Price Guide, Krause publications.
  • MARTÍNEZ ROBLES, D. (2007): La lengua china: historia, signo y contexto. Una aproximación sociocultural. Editorial UOC, Barcelona.
  • PAN, L. T. (2005): «La reforma de la escritura china: la simplificación», Estudios de Asia y África, pp. 445-464.
  • RUÍZ TRAPERO, M. (2000): «La escritura y la moneda: documentos históricos al servicio de la comunicación social», Revista de Investigación Iberoamericana en Ciencia de la Información y Documentación, Vol. I, Nº. 2, Madrid, pp. 1-14.
  • SALGADO, D. (2009): Numismática: Concepto y Metodología. Editorial Letra Viva, Buenos Aires.
  • SALGADO, D. (2014): «China: las dinastías antiguas. Ca. 220 AC-907 DC», Ficha de cátedra Nº 13, correspondiente al Seminario de Numismática e Historia Monetaria Nivel V (Numismática de los Pueblos Orientales), dictado en el marco Programa Práctico de Lenguas y Culturas de la Antigüedad Tardía y la Edad Media (PPLC). Instituto Multidisciplinario de Historia y Humanidades (IMHICIHU-CONICET), Buenos Aires.
  • SCHEIDEL, W. (2009) “The monetary systems of the Han and Roman empires”, en SCHEIDEL, W. (ed.): Rome and China: comparative perspectives on ancient world empires, pp. 137–207. Oxford.
  • SHELL, M. (1981). La economía de la literatura. Fondo de Cultura Económica, México.
  • WANG, Y. (1951): Early Chinese Coinage, Numismatic Notes and Monographs Nº 122. The American Numismatic Society, Nueva York.